inicio > El fanático de 678

ESTEREOTIPOS

El fanático de 678

Ni a Palos
Agrandar fuente Achicar fuente

Por supuesto dice “opo” y “corpo”.

No postea compulsivamente en Facebook, da “la batalla cultural en las redes sociales”.

Cada vez que va a un bar que tiene puesto TN pide que cambien de canal.

Si no lo hacen se ocupa de darle una lección ideológica al mozo.

Ya es habitué en Babieca.

Dice que la colonización inglesa a Malvinas, el dólar paralelo, los fondos buitres, la defensa de la Selección o el calor son producto de la “mala onda”.

Se compró el último de Rosana.

En un caso terminal, tiene enmarcado en la cómoda del living una foto con Barragán haciendo la V.

Le encanta la frase “Empleado del mes de Magnetto”.

Se engancha mucho cuando en Duro de Domar repiten el informe que 678 pasó una hora antes.

Si tiene más de 40 está enamorada perdidamente de Mocca.

Es, claramente, la madre gorila que se hizo kirchnerista.

Ama los spots de Fútbol para Todos, sobre todos esos llenos de máquinas viales.

Tiene advertido a familiares y amigos que no lo llamen por teléfono en el horario que está el programa.

Es capaz de cancelar cualquier compromiso si se pisa con el horario de 678.

Putea y se enoja con los ataques de la derecha.

Alguna vez intentó decir “la puta derecha” con la voz de Aliverti. No le salió.

El día que hay Fútbol para Todos en el horario de 678 le agarran crisis de ansiedad y depresión.

Respeta a Barone como si se tratara de su padre.

Siempre desconfió de Cabito.

Odia profundamente a Tinelli, Susana y Mirtha, y en general a cualquier producto televisivo fuera del aura progre.

Sueña con cruzarse a Bonelli en un bar y ganarle una discusión.

Imagina a todo el bar aplaudiendo su magnifica intervención.

Le encanta cuando un invitado o panelista dice algo que había pensado él.

Extraña la mesura de Galende pero está chocho con la verba de Dorio.

Flashea con que PPT tiene un ejercito de coreanos talibanes viendo videos las 24 hs.

Siempre piensa qué diría él si lo invitaran al programa.

No habla de invitados, sino de “invis”.

Mandó 60 fotos para que pasen en el Club de la Buena Onda pero sólo se enganchó una vez y lloró de la emoción.

Dice mucho “sos hablado por los medios dominantes”.

Próximo: El forrazo que escribe con mayúsculas