inicio > El que vende algo en Facebook y sólo pasa el precio “por inbox”

ESTEREOTIPOS

El que vende algo en Facebook y sólo pasa el precio “por inbox”

Ni a Palos
Agrandar fuente Achicar fuente

Susurra cuando habla de plata.

No le gusta entrar a un local con la bolsa de otro comercio del mismo rubro.

Si el cajero automático le da comprobante, lo rompe y lo tira en los tachos del banco.

Se pone nervioso si su mujer se pone a hablar de guita frente al taxista.

No quiso registrar la SUBE.

Todavía usa uno de esos portamonedas de tachero.

Todavía cree que es práctico.

Es un poquitín garca.

Es el que siempre que viaja te dice que justo enganchó banda negativa del avión, y descuento en el hotel y morfó de garrón, etc.

Todavía le da cincuenta centavos al del delivery.

Le miente a su mujer con la guita.

Siempre encuentra algún curro “para redondear”.

Se llenó la biblioteca de libros de marketing.

Se recibió de actuario pero dejó de ejercer cuando entendió que podía ser un “trabajador independiente” revendiendo en internet havaianas y chombas compradas al por mayor en Once.

Se autodefine “emprendedor”.

Durante seis meses vendió productos Herbalife.

El día que se divorcie vuelve a vivir de alimentos congelados, sanguches envasados al vacío comprados en una Shell y cable robado al vecino.

Pude tener uno de esos apodos que concentran en un sólo sintagma referencias a la ternura, la homosexualidad encubierta y la adiposidad tipo “Osito”.

Gracias a la mujer se compró una 4×4 aunque viva en Salguero y Rivadavia, mida 1,50 mts. y tenga que treparse para subirse.

Muy fan de los stickers en el auto.

Su preferido: “No envidies mi progreso sino conoces mi esfuerzo”.

Es más bien desconfiado y cree que todos te quieren cagar.

Gran regateador.

Escribe en mayúsculas.

La información que le puso a sus productos es, en su mayoría, sintácticamente incomprensible.

Igual, no lo sabe y se enoja cuando un usuario le pregunta algo que supuestamente ya estaba en el post. “Por favor lean!”, le responde.

Su última “oferta”: una videocassetera Sanyo cuatro cabezales de 1998 con un VHS de Paloma San Basilio en vivo en Gijón de regalo a $500.

Próximo: El que dice que el hombre no llegó a la Luna