inicio > El regreso del narco-country

RUIDO DE FONDO

  • los alamos

El regreso del narco-country

Walter Lezcano
Agrandar fuente Achicar fuente

En el año 2007 Soda Stereo regresó a los escenarios con una gira de despedida llamada Me verás volver. Gustavo Cerati declaró que se trataba de una “burbuja en el tiempo”. Efectivamente lo era. No tenían para mostrar nada nuevo y todo lo que ocurría frente al púbico tenía que ver con rendirle pleitesía a un pasado en común. Un ejercicio nostálgico que contradice los cánones rockeros que siempre tienen al futuro como único norte.

Pero hay ocasiones en las que el regreso tiene un sentido porque apunta a mostrar crecimiento, solidez y un mañana. Tal es el caso de una banda que tuvo su último show en 2008 y desde mediados del año 2012 reaparecieron como una luz extraña en el panorama siempre tan manso del rock nacional. Ellos son Los Álamos: Peter (voz, acústica), Jonah (mandolina, armónica, voz), Poly (guitarra eléctrica), Pico (bajo), Joaquin Ferrer (batería) y Gavilán (trompeta, acordeón). Quienes en 2013 festejaron una década de existencia y este año sacaron unos de los mejores discos argentinos de estos primeros siete meses: Luces blancas, editado en conjunto por Exiles Records y Cuatrero Records.

Con un sonido ya característico, el narco-country, Los Álamos demuestra en su tercer disco que la complacencia sonora no está en sus planes. Ellos proponen un viaje y si te sumás ellos se ponen contentos, pero si no te enganchás, se nota: no te van a extrañar.

Todo el disco fue escrito en conjunto en una semana en la casa McKenzie especifican en su perfil de bandcamp, donde el trabajo se puede escuchar gratuitamente. Y esa inmediatez, que en este caso es mantener ardiendo una fogata, se nota. Son diez temas donde la guitarra eléctrica es tan sutil y preciosista que genera climas constantemente: texturas desérticas, mapas despejados y, por momentos, vuelo descontrolado.

¿Cómo se logra sonar de esa manera? Por un lado, se trata de una banda cosmopolita (entre sus filas hay integrantes de varios continentes). Y por otra parte, Luces blancas fue masterizado por Denis Blackham, un legendario ingeniero de sonido que ya trabajó con algunos monstruos: Led Zeppelin, The Who, T. Rex, Wire, por nombrar algunos.

Con letras que hablan de fuego, de ausencia de brújulas y maldad, Los Álamos crea en este disco la atmósfera con la que quieren ser escuchado. Quizás el tema más representativo sea “Deep in the desert”. Una canción que los pinta en cuerpo entero y que tiene cierto aire a “Walk on the wild side” de Lou Reed en el momento en el que ingresa una gloriosa trompeta.

Los Álamos dijeron en una entrevista: “El rock nacional es un bajón”. Con este disco tratan de sostener sus palabras.

Para escuchar el disco: losalamos.bandcamp.com