inicio > Alianza unilateral

WHISKYPEDIA

Alianza unilateral

Ni a Palos
Agrandar fuente Achicar fuente

Se conoce a la alianza unilateral como la estrategia unilateral tendiente a establecer alianzas con aquellas fuerzas o figuras que obtienen buenos resultados electorales, con la particularidad de que uno de los dos sujetos de la alianza desconoce el establecimiento de la misma hasta que el otro la sostiene públicamente.

Orígenes

Uno de los primeros casos de alianza unilateral se observó en la provincia de Neuquén, Argentina, donde estudiosos del mundo de la ciencia política se acercaron a analizar el fenómeno, luego de que el precandidato presidencial Sergio Massa asegurara mantener una alianza con el candidato ganador del MPN, Omar Gutiérrez, un hecho que el candidato ganador del MPN, Omar Gutiérrez, aseguró apenas un rato después desconocer.

Marco teórico

La explicación teórica del fenómeno necesita ser observada en su totalidad allí donde acontece para dar cuenta de su basamento científico. Es que si bien es un fenómeno que comienza a extenderse, lo cierto es que la alianza unilateral exige algunas condiciones previas no presentes en todos los escenarios por igual. El fenómeno se desarrolla de la siguiente manera: en un lugar determinado acontece una elección para la cual X no apoya a ningún candidato o, en algunos casos, apoya a Z. El ganador de la elección resulta ser, en cambio, Y. Posterior a la elección -y la clave aquí es el vocablo posterior-, el sujeto X sostiene su apoyo irrestricto y táctico al candidato Y, e incluso le otorga carácter retroactivo, pero sospechosamente esta condición la ignora, incluso, Y. Esa concatenación de situaciones es lo que en el mundo de la ciencia política se denomina como alianza unilateral.

Retroactividad

Una de las características principales de una alianza unilateral es, veíamos, la retroactividad. Es que toda la cuestión no se trata sino del problema filosófico del tiempo. La alianza unilateral es, así como tal vez algo ilegítima, ciertamente siempre eficaz: no puede sino ser correcta ya que siempre apuesta a ganador. Y apuesta a ganador, y aquí lo eficaz, una vez que la bolilla ya paró en el número, resultando siempre una apuesta ganadora. Claro que dicha situación despierta alguna que otra polémica, especialmente cuando, por ejemplo, el sujeto de la alianza desconoce la existencia de la misma y niega el carácter retroactivo de la misma, tal como ocurriera en el caso de estudio «Massa v. Gutiérrez».