inicio > Nuestro mejor amigo

RUIDO DE FONDO

anteriorsiguiente
  • spinetta
  • los amigo

Nuestro mejor amigo

Facundo Arroyo
Agrandar fuente Achicar fuente

Los Titos se iba a llamar el trío que había armado Luis Alberto Spinetta con Rodolfo García y Daniel Ferrón para juntarse a tocar los miércoles a la mañana. Porque el Flaco además de contar con la solemnidad de Freud y Foucault y con la poética de Artaud y Castaneda también era gracioso. Citaba a Luis Almirante Brown y celebraba a las carcajadas la creación de Diego Capusotto. Hasta que un día llegó el ex batero de Almendra con una foto de un grafitti que aseguraba que otra banda ya tenía ese nombre. La historia la definió la Vieja Barrios (histórico colaborador de Spinetta): “Póngale Los Amigo”. Y así fue. El último proyecto de Luis Alberto que llegó a grabar estas siete (u ocho) canciones en dos sesiones maratónicas. “Con el resultado estoy más que conforme y contento, pero nos queda la espina del material que no llegamos a grabar. Había otras canciones que ya las teníamos cerradas”, declaró el batero de Los Amigo dejando un halo de angustia en la presentación oficial que preparó el sello Sony. “Ya no pretendo que me digas adiós / ya que es muy tarde / y es así como la vida viene y va”, dice el Flaco en “Apenas floto”. Último verso de la primera canción póstuma.

El disco supera apenas la media hora de duración. Además del trío, participaron posteriormente en arreglos dos músicos fundamentales del mundo estrelicia: Claudio Cardone y Mono Fontana. Como técnico de grabación y mezcla llamaron a Mariano López y la tapa quedó a cargo del mismo Luis Alberto. Un dibujo que estaba en una de sus computadoras y que su hija, Catarina, encontró e inmediatamente propuso como portada. La propuesta de trío, por más que cuente con algunos arreglos, quedó plasmada a nivel general. Invisible es el primer link que se menciona por la fuerte presencia jazzística pero, y como nos acostumbró en todas las décadas del rock argentino, el Flaco siguió adivinando el futuro. ¿Cuál es el hallazgo? Eso que están haciendo todas las bandas nuevamente: alejarse de la grandilocuencia de los mejores estudios y lograr identidad a partir de sus propias herramientas.

“’Bagualerita’ es un tema que me llegó como un regalo, imaginate lo que significa para mí. Haber hecho el disco Este Tiempo (2011) por suerte antes de que él muriera y de que haya podido escuchar nuestra versión significa mucho. Encima le gustó”, contaba hace unos años Liliana Herrero a Ni a Palos. Una canción que Spinetta compuso pensando en Leda Valladares y que finalmente decidió incluir en su propia discografía. “Iris” es otra canción dedicada a su hermana Ana (la anterior fue “Ana no duerme”), una balada mansa que se desliza en la poética del autor. Las dos piezas instrumentales, “El cabecitero” y “El gaitero”, con grandes títulos, están firmadas por los tres músicos. Y “Canción del lugar” se ubica en el sonido ’90 de la carrera solista de Spinetta. Hay escalones melódicos, deslices vocales típicos del Flaco y un estribillo que nos aconseja que le pidamos al viento que cante la canción del lugar.

Así como nuestro paniqueo se volvió pesadilla y después tristeza, la voz de uno de los músicos populares más grandes de Argentina regresa por una nueva despedida. Una con la orfebrería de Luis Alberto Spinetta.

los amigoLos Amigo

Luis Alberto Spinetta

Sony