inicio > La Boca resiste y resiste

FALSA ESCUADRA

  • casa amarilla

La Boca resiste y resiste

Romina Sánchez
Agrandar fuente Achicar fuente

El martes pasado, la semana anterior y en oportunidades incontables también, el colectivo La Boca Resiste y Propone, junto a vecinos del barrio del sur porteño, se movilizaron hasta las oficinas de la Corporación Buenos Aires Sur, en Villa Soldati, para rechazar la venta ilegal de terrenos públicos en el barrio de La Boca. Además, presentaron un nuevo pedido de nulidad del proceso licitatorio ante el directorio del organismo, a la espera de la resolución del recurso de amparo por parte de la Justicia porteña.

Es que el 19 de enero, la Corporación abrió los sobres de la licitación para vender los terrenos de Casa Amarilla, tres hectáreas de espacio público del barrio, terrenos pretendidos por el Club Boca Juniors para construir un mega estadio-shopping a 200 metros de la Bombonera.

Ante “el avance inconsulto de la privatización de tierras públicas sin pasar por la Legislatura porteña”, vecinos, organizaciones e hinchas de Boca presentaron un recurso de amparo ante la Justicia porteña para ponerle freno a la iniciativa. El planteo de inconstitucionalidad de la venta y el pedido de nulidad del proceso licitatorio recayó en el Juzgado Contencioso Administrativo y Tributario local número 24, a cargo del juez Darío Reynoso, quien por ahora no se expidió.

“Por eso nos concentraremos en la sede de la Corporación Sur, donde presentaremos un pedido de nulidad, esta vez administrativo, ante los encargados de esta venta direccionada al Club Boca Juniors”, decían desde la organización.

La presentación reiteró la denuncia de ilegalidad de la licitación dado que el Instituto de la Vivienda solo puede desprenderse de tierras públicas si han de ser destinadas a fines de educación, seguridad o salud. Y claramente el objeto de esta licitación tiene un fin deportivo y comercial que lo hace violatorio, no solo de la institucionalidad del IVC, sino del derecho a la vivienda de los habitantes del barrio, ampliaron.

“En La Boca nos oponemos a la privatización de estos terrenos que nos pertenecen; somos nosotros quienes debemos tomar una decisión sobre los mismos según las necesidades del barrio, ya sean viviendas o espacios verdes. Además, también rechazamos la venta de las tierras por el devastador impacto ambiental que supone la construcción de otro estadio a 200 metros de La Bombonera”, agregaban los vecinos.

“Los y las hinchas de Boca también rechazamos este proyecto porque la construcción de un ‘estadio-shopping’, con locales comerciales, sin tribunas populares y solo con plateas y palcos VIP -según declaraciones de Angelici-, supone un proceso similar al que se lleva a cabo en el barrio de La Boca: el reemplazo de los sectores populares por sectores con mayor poder de consumo”, concluían.

Pese a la resistencia, el club Boca Juniors finalmente se quedó con los terrenos de Casa Amarilla. La institución fue la única oferente en la “Licitación con Iniciativa Privada para el Desarrollo y Mejoramiento Urbano Casa Amarilla”, cuyos sobres se abrieron, justamente, en las oficinas de Soldati de la Corporación Buenos Aires Sur, que depende del gobierno de Rodríguez Larreta.

Así, Boca se quedó con tres hectáreas entre Blanes y Espinosa, y entre Palos y Almirante Brown, valuadas en 180 millones de pesos, para construir un espacio “recreativo para los vecinos”, quienes, ya lo advirtieron, rechazarán, por todos los medios posibles, la decisión.