inicio > Fragmentos de un discurso amoroso

COLUMNISTAS

Fragmentos de un discurso amoroso

Lucas Carrasco
Agrandar fuente Achicar fuente

Por Lucas Carrasco

En este pequeño blog (República Unida de la Soja) hace por lo menos tres años que escribo (parodiando a la derecha sacada, que tan contenta se pone con tu ego, Leuco) muchas veces frases como «hay que matarlos a todos» o bien «nadie hace nada» o más delirantes como «el tema de la lechería». Obvio, voy a incorporar tu frase «el tema del día. Yo no escribo este blog para ofender la elevadísima consideración que vos tenés de vos mismo, Leuco. Escribo para levantarme minas.

En Clarín, en tapa, yo resignaría la publicidad gratuita de «Blogger K amenaza de muerte a un periodista»(Dios, ¿cómo remonta esto la revista Barcelona?) por «Recuperaron otro nieto las Abuelas de Plaza de Mayo». La semana pasada, porque le convenía a Clarín, salí como «periodista», hoy ya volví a ser «Blogger K». De todos modos, son las reglas del juego. Todo bien.

Es obvio que un tipo con tu ego no puede hacer el papelón de pelearse conmigo y por eso inventaste una falacia más grande aún que tu ego. Pasa que ibas por el Canciller Timerman y terminaste peleándote con un bloguero que vive en Santa Fe y trabaja en Entre Ríos. Que, encima, se te caga de risa.

Como necesitás fabular y calumniar lo metiste a Aníbal Fernández (que dijo que vos sos un irrespetuoso (y Clarín y La Nación dicen que dijo que yo soy un irrespetuoso). En todo caso, Aníbal, sabelo: soy mucho más irrespetuoso aún. Aníbal, como corresponde, se desmarca (como yo me desmarcaría de algo que escriba él en su blog personal), y entonces resulta que «el gobierno me soltó la mano». Ja. No integro el gobierno nacional y nunca lo integré. La realidad le soltó la mano a tu fábula, Leuco. Lo apoyo, con un grado de autonomía que tu tosquedad jamás te permitiría comprender.

Todo lo que te acabo de contar, Alfredo, no tenías porqué saberlo. Supongamos. Y nadie te puede pedir un esfuerzo de lectura, un nivel medio nomás de comprensión de textos, sentido del humor, ni nada. Si de verdad te sentís amenazado, te pido disculpas.

Me da un poco de cosa, Leuco, la verdad. Que vos pienses que yo te quiero coartar tu libertad de expresión. Que estoy bien pago y que hay un gobierno detrás mío que me manda a amenazarte. Mirá: para que te des una idea, no tengo casa ni auto y pago 1000 pesos de alquiler en Santa Fe. No vivo en una mansión, como verás. Pero, además, vamos, Leuco, estás en Canal 26, en Perfil, en Continental, y yo en LT14 de Entre Ríos, en fin.

Yo también, mirá qué coincidencia, te noto a vos como raro, perdido…agresivo. Pero no una noche, sino desde hace un par de años. Timermann tiene una teoría para explicar lo que te pasó, pero, andá a saber