inicio > Fierita: “Siento que este es un momento historico en el que hay que decir donde uno esta”

ENTREVISTAS

Fierita: “Siento que este es un momento historico en el que hay que decir donde uno esta”

Julia Mengolini
Agrandar fuente Achicar fuente

Por Julia Mengolini

Fotos Gisela Romio

Empezó hace casi 15 años como notero de una alegre estudiantina nocturna que conducía el Pato Galván. Hizo móviles por el mundo en programas lujosos, allá en el 2000 y hasta llegó a integrar la mesa de Polémica en el bar de Gerardo Sofovich. Sin embargo, hay en este verdero personaje de la tele otro costado vinculado al conocimiento y la reflexión sobre cuestiones de tecnología, política e internet en las que se explaya –y vaya si con éxito- en el maravilloso mundo de las redes sociales. Lo que sigue es una charla con Guillermo “Fierita” Catalano.

Fierita siempre fue- dentro del mundo del gran boludeo- uno de los tipos más piolas. Notero de noteros de indiscutida trayectoria como gran entretenedor y nerd/experto en tecnología, redes sociales y en fin, la interné. Pero se enoja cuando una muestra asombro ante su lado “comprometido”. Cómo si saltara a la vista que el pibe de pelo verde de Atorrantes, el que hacía las coberturas de parrandas en Saint Tropez para Versus era un copado. Él insiste en que el espectador atento debería haberlo sabido siempre. Si sos un boludo como yo y aún no lo sabías, leé esta nota. Y que quede claro: Fierita la rompe.

-En tu perfil de Fierita.com hay un trailer con momentos tuyos en Saint Tropez o con Britney Spears y me da la impresión que sólo mostrás un lado, ¿y el lado B?
– Yo no sé si hay un lado A y un lado B, yo toda la vida luché contra eso, quiero creer que no soy tan esquizofrénico y me engaño a mí mismo pensando que alguien puede ver más allá. Mi búsqueda fue siempre llevar ese choque de mundos. Para mí ese es el corpus de mi trabajo: una contradicción muy mía. Yo vivía y vivo con mucha culpa. La culpa y las contradicciones van de la mano.

– ¿Cuáles vienen a ser esas contradicciones?
– Vivir bien y lo que uno quiere para los otros. Yo en el 99, post mis primeras apariciones en tele, me preguntaba si lo que yo hacía era superficial y frívolo y tenía muchos conflictos con eso. Sentía que no era consecuente con los que pensaba. Hasta que un día un chabón que laburaba de repositor me dijo que lo explotaban pero que cuando se ponía el walkman para escucharme se liberaba. Y empecé a elaborar que capaz yo era más útil de esa manera que dando de comer en un comedor. Ahora, en este último tiempo, por ahí empecé a animarme a hablar de otras cosas que siempre pensé pero que nunca nadie me había preguntado, por otra parte. Nunca hice marketing de mí mismo con eso.

– ¿Usás Twitter para eso?
– A mí internet me ayudó a cumplir muchos sueños y uno de esos es poder hablar de más cosas. Las redes sociales son buenas para quienes estamos en los medios porque nos dejan salirnos del nicho que el mercado definió para nosotros. Twitter lo uso para todo, es mi medio de comunicación propio. Es un canal mío que se amolda a muchos intereses que tengo. Yo establezco ahí cuál es el setting: que sí y que no.

– Y además permitió que muchos conociéramos ese lado hasta ahora desconocido.
– Yo creía que lo comunicaba. Para mí esas dos caras es una fisura en los anteojos del que mira. Pienso que también el que mira proyecta. A mí me causa gracia cuando me dicen ” ¿Sos K? Se me cayó un ídolo”. ¿Tenías de ídolo a Fierita? Suicidate, get a life. Evidentemente no fui eficaz en mostrar lo que yo pensaba. Y ahora lo soy un poco más, gracias a internet. Pero además porque siento que este es un momento histórico en el que hay que decir dónde uno está. Hay que sacarse ese prurito de que porque soy un entretenedor a nadie le importa lo que piense de política. Al que no le importa, que no lo lea.

-¿Qué es lo que más te gusta de este momento histórico?
– Creo que el Matrimonio Igualitario y la Asignación Universal por Hijo. Son un antes y un después en la Argentina y por más que algunos lo critiquen, no resiste análisis. Además, en los 90 me habían hecho creer que yo era un ciudadano del mundo, que daba igual dónde había nacido y Néstor me sacó las ganas de ser de otro lado. Sentí el orgullo de ser parte de un proyecto y compartirlo con Latinoamérica.

-¿Te acordás cómo era el mundo antes de internet?
– Aburrido. Internet es una cosa maravillosa. Yo chateaba con una red militar a los 16 con tipos de cualquier parte, sobre cualquier cosa. Soy radio aficionado, tenía avidez de hablar con gente que no conociera. Conocía a poca gente que le interesara lo mismo que a mí, entonces, tenía que buscar un poco más lejos. Eso, sumado a la timidez, porque es más fácil contactar sin verte.

– ¿Qué timidez?
– Yo soy el rey de la timidez. Es la historia de mi vida. Vos me ves trabajando. Yo soy el tipo más tímido del mundo, lo padezco, es patológico.

-¡No te creo nada!
– Es la historia del 95 por ciento de los artistas. No soy nada original. Cuando estoy en función profesional, social, histriónica, soy una persona, fuera de eso, me muero de la vergüenza. Son diferentes funciones, es tristísimo. Por eso es que mediatizo la comunicación, porque me es más fácil comunicarme con alguien en Bélgica que con el vecino.

– Te da cierta impunidad.
– Pero medio que la volví a cagar porque soy yo en Twitter. Si tuviera un usuario anónimo, diría otras cosas.

– ¿Por qué la tecnología le cambia la vida a la gente?
– Porque la baja de costos de la tecnología, atada al avance tecnológico genera igualdad. Por ejemplo, cuando nosotros éramos chicos, si vos no habías nacido en una familia acomodada, no tenías ninguna chance de hacer un película. Ninguna. Hoy una cámara vale dos mil pesos, entonces, si vos tenés pasión por el cine y das tu vida por hacer una película, por más que vivas en una villa podés juntar dos mil pesos para una cámara, y si no, vas a encontrar un pibe con una cámara y después lo vas a subir a internet. Antes, si no tenías un conocido en la industria, no entrabas. Hoy tenés la opción, después vas a nadar en el mar de 100 millones de videos en Youtube, pero uno de esos millones va a llegar. Entonces, es más que antes. Hoy con tu teléfono o con la PC del locutorio (no hay muchos lugares en el mundo con tantos locutorios como acá), podés montarte tu blog y tenés tu medio de comunicación. Y lo tenés de verdad, no es un verso. Si tenés buena data, de lo que sea, podés trascender. Zamabonny agarró su guitarrita, se grababa con un micrófono en la PC cuando llovía porque le daba vergüenza que lo escucharan los vecinos cuando puteaba, y hoy llena el ND Ateneo. El asunto es que hay que rogar que siga siendo neutral.

– ¿Qué puede llegar a pasar?
– Ya pasa, en España tenés la Ley Sinde donde empezaron a poder cerrar webs sin necesidad de una orden judicial. Vos sos un damnificado, decís que alguien tiene contenido tuyo y te cierran el sitio sin una orden del juez, sin una investigación. Es el poder, las discográficas, los sellos. Si una película no está editada, no la vendieron ni la van a vender nunca, ¿es delito que yo me la baje? Pensemos en términos de cultura y no en términos de mercado. Cambian los paradigmas pero a la industria le cuesta aceptarlo. Tenés tipos como Hernán Casciari, que vendió 10 mil ejemplares de su revista (Orsai)sin que nadie viera una carilla y cuando las vendió la subió a internet. Radiohead saca un disco, lo sube a internet y pide lo que quieran pagar. Hay gente que entiende que cambia el paradigma, hay gente que no. Cambió el mundo.

– ¿Por qué bancamos a Linux?
– ¿Por qué banco a Linux? Vamos de lo más egoísta para llegar a lo más generoso. Es un sistema operativo que, para empezar, anda mejor y es gratis. Es un proyecto colectivo que todos los días cambia, se actualiza y mejora. Está hecho por particulares que saben mucho y que colaboran.

– ¿Qué tengo que pensar de Google?
– Y, a mí me asusta, preferiría que fuera descentralizado. Pero me asusta menos que Apple y menos que Microsoft. Están a favor de las cosas libres si bien no todo es 100 por cien libre, pero bueno, es una fucking empresa, tiene que ganar plata con algo. Tienen cosas interesantes, los tipos con su alta calidad empujaron al mercado. Te dieron un mail con gigas. Ahora, el día que te lo quieran cobrar, todos vamos a putear, y eso va a pasar. Ahora, ¿por qué Google quiere hoy que uses su casilla?

– Para tener tu información.
– Nah, eso es mito, les chupa un huevo. Tienen cosas más importantes que hacer que leer tus mails. Venden publicidad en tu mail. Por eso quieren que no te vayas y por ahora el negocio cierra así. Los tipos cambiaron el paradigma de hacer negocios en internet. ¿Por qué quieren que haya muchos blogs? Para que haya mucho lugar para hacer publicidad. Ellos no son filántropos, pero no importa, hay que usarlo. ¿Por qué hacen el navegador? Porque venden el posicionamiento de los primeros resultados. Es un enfoque muy interesante, a mi me gusta mucho, si bien le temo. Ellos tenían un mote antes que era “Don t be evil” (No seas malo). Ya cada vez lo usan menos…

– Son 14 años que llevás en la tele, ¿cómo la viste evolucionar?
– Para mí está todo igual. Es todo igual y va a seguir así. A mí me parece bien que el Estado tenga la obligación de generar contenidos culturales básicamente porque los medios privados no la tienen porque la única obligación que tienen es la de ganar plata. No está mal que no den cultura y no hay que exigírsela, hay que asegurarla por otro lado. Cuando empiece a haber canales que no tienen que ver con el negocio propiamente dicho, eso traerá otros bríos.

– Ahora, explicame cómo hiciste en Polémica en el Bar.
– Hay un programa en el que hablo de Kirchner en el 2003, antes de que tuviera cualquier chance real. A mí me gustaba ese tipo del sur.

-¿Y cómo sabías?
– Porque leía y lo conocía. Yo soy de Lomas y mi viejo era adjunto de Cátedra de Duhalde. En mi casa siempre se habló de política, ahora ya no tanto porque mi viejo sigue siendo duhaldista…En el 2003 yo ya lo conocía a Kirchner porque siempre buscaba al distinto.

– Más allá de eso, la impronta de Polémica en el bar, fue siempre muy facha.
– Pero cada uno decía lo que quería, eh?

– ¿Vos eras el zurdo loco ahí?
– Yo era el joven. Fue raro lo que se dio. El tipo (Sofovich) me respetaba y teníamos una relación muy rara. Creo que se empezó a asustar cuando tuvimos una chance real de ser amigos. Charlábamos mucho de fútbol y yo me podía permitir la diferencia en algunas cosas. Y como yo soy un tipo curioso de la tele y del cine, me interesaba escucharlo. Pero yo decía lo que quería.

– ¿Le ves algo interesante a Gran Hermano?
– Yo creo de verdad, que en algún punto es un corte transversal de la sociedad, te guste o no. Tenés cosas que se corresponden a actitudes de la gente. Hay muchos de los pibes esos que son representativos de gente que vos conocés y que son así. Es un corte más actitudinal que de estrato social, es un corte de personalidades. Tenés uno más activo, uno más pasivo, uno más pelotudo, uno un poquito más vivo. Ese para mí es el corte. Me interesa ver 10 tipos encerrados en una casa y ver qué hacen. Me divierte ver que las minas están buenísimas, los tipos todos trabados, y no se dan. Ahí tenés un retrato de sociedad. Eso habla de una histeria por un lado y de la mirada externa por el otro. Estamos todos viendo si cogen o no cogen. ¿Quiénes son los interesados en el tema? Los que vemos.

-¿A qué le decís ni a palos?
– Al fascismo, a la intolerancia.