inicio > Leo Garcia: “Cristina es la unica que me representa”

ENTREVISTAS

Leo Garcia: “Cristina es la unica que me representa”

Julia Mengolini
Agrandar fuente Achicar fuente


La política no es siempre pura racionalidad, no es sólo administración. Hay veces que en el aire hay algo más dando vueltas. Tal vez eso indefinible haya sido lo que lo llevó a las filas de Músicos con Cristina. Y aunque él insiste en aclarar que de política no sabe nada, no tiene dudas en bancar a la presidenta “por una corazonada”. Viaje al mundo de Leo García, un kirchnerista muy particular que además tiene, como pocos, el don de haber escrito muchas de las canciones más lindas de nuestra época.

Por Julia Mengolini

¿Cuándo te empezó a gustar la política?

Primero y principal, es por la corazonada que me da Cristina, me moviliza del mismo modo que me moviliza una ídola, como Gilda o Madonna. Yo no sé si entiendo mucho de política. Por ahí es como una nueva política. Me intriga de la política cuál es el verdadero fin de la causa.

¿Qué le ves a Cristina?

Le veo verdad. Yo creo que, por otra parte, es peligroso caer en el fanatismo. Está bueno tener confianza pero no confianza ciega porque cuando entrás en esa, estás ciego. No estoy de este lado por una elección de estar en contra de los que están del otro lado. Yo le creo a Cristina. Es un tesoro que tenemos los argentinos y mi elección es ampararla. Además me encanta que en mi país la presidenta sea una mujer. Ahora está sacando cosas afuera con una desprolijidad sincera que me encanta. Antes de que Néstor fuera presidente, yo la veía a ella y ya palpitaba que ahí había una gran mujer. Me encanta cómo habla y con la convicción con la que dice las cosas y le creo. Después de la muerte de Néstor, me conmoví mucho y desde entonces, ver hablar a Cristina, directamente me lleva a las lágrimas de la emoción. Y me hace pensar que si ella está así como está, es porque hay mucha fuerza.

Más allá de Cristina, ¿qué te gusta del kirchnerismo?

Esa desprolijidad sincera, eso de mostrar el lado humano, la puerta abierta de la Casa Rosada, que el kirchnerismo no ningunea, tiene una puerta abierta para todos. Hay gente que separa al kirchnerismo del peronismo y yo creo que hay una continuidad. Mis viejos eran muy peronistas. Ellos se murieron y para mí, reencontrarme con una corazonada, fue como reencontrarme con ellos y cada vez que toco la Marcha Peronista con la guitarra me acuerdo de mis viejos.

¿Te gusta la Marcha Peronista?

Siempre se pone la versión del Hugo del Carril y todo el mundo canta como si fuera un Padre Nuestro. Entonces la canté con la guitarra porque sentí que nadie la cantaba. Un día estaba cantando temas de Gilda y de pronto lo enganché con la Marcha y nadie lo podía creer. Como si todos tuviéramos esa cosa adentro y fuera muy chocante sacarlo para afuera. El kirchnerismo nos dio la posibilidad de sacar muchas cosas para afuera. Piero dice que hay que sacar todo para afuera para que nazcan cosas nuevas.

¿Qué creés que tienen los artistas para aportar a la política?

Concientizar al pueblo que la política es una historia de amor. A una buena administración -porque la política tiene que organizar un país- le sumás el canto, la música, el entretenimiento, la diversión, pero con algo para decir, con algún contenido. Guarda que yo no sé mucho de política, ni siquiera sé de qué se trata muy bien, pero creo que la política es lo que da respuestas, aunque a veces sean malas respuestas. Pero, como dice una canción de Tanguito, sin respuestas uno se siente perdido. Entonces la política tiene que estar para cobijarnos, para dar respuestas. El arte le brinda diversión y unión. Un político necesita de un artista en el escenario para que aporte mística, presencia, carisma.

¿Por qué es tan importante para vos participar?

Porque Cristina es la única que me representa. No hay otra cosa. La única persona por la que me puedo sentir acobijado y abrazado es Cristina. Por eso me importa divulgar que es muy importante cambiarle la cabeza al que no piensa igual.

¿Qué te pasa con ese odio irracional que también hay hacia Cristina?

Creo que tiene que ver mucho con las herencias. Tengo amigos muy inteligentes pero que siguen las ideas de los padres. Y eso se hereda. A mí Cristina me gusta porque me gustan Perón y Evita, que fueron abatidos por gente muy oscura. Si no hay oscuridad no habrá luz a la mañana. Y ahora tenemos la luz de Cristina. Pero en realidad veo todo el odio de parte del otro, y ahí yo no me engancho con la discusión.

Tus discos los subís a internet o los regalás, ¿por qué?

Bueno, regalo los discos porque ya no se venden. Aparte, ¿cómo vas a estar acusando al público de ladrón? ¿Cómo voy a condenar al chico que se bajó mi disco y se sintió bien por escuchar esa letra? En todo caso es un problema de las industrias, no mío. Yo soy un artista y he tenido que firmar contratos condenantes para poder tener un disco en la calle. En cambio ahora lo puedo soltar en la red y que a cada uno le llegue mi música.

¿De qué vivís?

Vivo del momento, vivo de los shows, toco bastante porque mi formato es muy fácil de trasladar. Así toco por todos lados. Y de los derechos de autor por haber hecho algún que otro tema. Pero yo no tengo ahorros, vivo al día, soy un músico pobre y provengo de una familia bastante humilde. Por momentos siento que debería de haber logrado más con mi carrera, pero tampoco me quejo porque lo único que tengo para cuidar es este perro, no tengo hijos… es lo más favorable que puedo sacar de la homosexualidad, porque no me gusta ser homosexual. Ayer fue el día del orgullo gay y decidí estar totalmente disconforme, el día del “No orgullo gay”.

¿Por qué?

Porque me parece que ningún padre espera un hijo homosexual. Es una cosa que no está bien planteada todavía acá. Y yo me siento discriminado todavía como artista por ser homosexual. Siento que ahora estoy sufriendo el efecto “metido en el cajón” que han sufrido otros artistas homosexuales. Cuando yo saqué el tema Morrisey en el año 2001, (tema que fue un hitazo y a través del cual Leo salió de closet), viene Celeste Carballo y me pregunta cómo hacía yo para que la gente me aceptara de este modo, siendo gay, cantando esa canción. Yo además cantaba “Mujer contra mujer”, cantaba todos los temas más putos. Celeste me dijo que desde que confesó que era lesbiana, la taparon. Ella me decía que los temas “homosexuales”, “de putos”, y “de tortas”, se metieron en un cajón y no se tocan. Cuando yo me puse a cantar, mucha gente salió a decir “¿cómo le dan ese lugar a ese puto?” Ahora me acuerdo de Celeste Carballo. No tengo la convocatoria del público que desearía tener, algo pasa. No sé qué miedo me tendrán, pero no me están dando el lugar que me merezco. Yo siento que podría tener mucha más aceptación por parte de los medios y que podría aportar muchísima cultura. Pero mi disconformidad no pasa por ser famoso, yo quiero que mi mensaje le llegue a todos. No entiendo por qué está tapado. Hay una cultura de que si vos sos puto y te ponés una mujer al lado, te aplauden, como a Ricardo Fort.

Pero a Ricky Martin le pasó todo lo contrario.

Pero ese es un Ricky Marketing. Nos engañó a todos. Estuvo un montón de tiempo siendo re puto y vendiendo la del macho. Y después, cuando le convino porque estaban pasando un montón de otras cosas, sacó la del puto. Es un buen sistema de engaño.

¿Qué importancia le ves a la sanción de la ley de Matrimonio Igualitario en cuanto a una trasformación cultural?

Hoy día no le saco ningún provecho pero sí veo que es algo como lo que hizo Evita con el voto femenino. Por supuesto que la cosa esta mucho mejor. Son cambios muy notorios. Siento orgullo por la libertad que hay en este país. Pero siento que se le teme mucho al poder que se le puede dar a un gay o a un raro. Pero yo creo que es mejor ser raro que normal. Ser normal es un error. Cuando nos hacen creer que ser normal es mejor, es como doparnos a todos. Yo tengo una canción que dice “viste que difícil es vivir cuando no te parecés a los demás” y por ahí tengo fans en sillas de ruedas que se identifican con esa canción.

¿Cómo puede ser que estés disconforme con tu nivel de aceptación siendo el autor de la Isla del Sol?

La grabé cuando era muy chico con mi banda Avant press que era una banda como de elite. Y esa canción era como una pizza para mí, lo hice porque me pagaron. Se editó por Oid Mortales en un disco del verano del 93. Entonces se escuchó por todos lados. Incluso Tinelli quería que fuera a Ritmo de la noche y yo no quise ir porque me parecía una grasada, yo quería seguir con mi banda. Una vez había que cantar en el Luna Park y conseguí un reemplazo para que haga de mí, pero como no era mi voz, me pusieron detrás de una cortina y el pibe hacía la mímica. Ahora hay un grupo mexicano que se llama El símbolo que toca la canción, ¡pero con mi voz! Podrían haberla versionado… La cantan en vivo, haciendo playback pero con mi voz. Eso es terrible y me dio mucha bronca. Pero por otra parte pienso que ahí está la magia de mi voz. Cuando la canta otro, no es lo mismo.

¿No les hiciste juicio?

No me gusta hacer juicios.

¡Pero sos demasiado bueno vos! Además, ¿cómo nunca te hiciste cargo de semejante hitazo?

¡Ja! Una vez una amiga me dijo “vos no te das cuenta que cuando cantás La Isla del Sol, la gente cree que está en la Isla del Sol?” Entones ahora la canto. Y me acuerdo de estar en un cumpleaños de Benito Cerati en el que Gustavo (Cerati) se enteró que el tema era mío cuando estaban todos cantándolo y me vino a zamarrear al grito de “¡sos un pelotudo! ¡Cómo nunca tocaste este tema!”

¿Qué te pasa cuando escuchás Tesoro, el tema que grabaste con Cerati?

Me emociono mucho. Yo hablo de Cerati y me pongo a llorar. Todavía no despertó él y no despertamos nosotros tampoco.

¿A qué le decís ni a palos?

A la mentira. A la hora de tener un micrófono cerca no vale la mentira.