inicio > Es un pelotudo

CORTE PUBLICITARIO

Es un pelotudo

Marisol De Ambrosio
Agrandar fuente Achicar fuente

Por Marisol De Ambrosio

Empecemos por una verdad universal: todo chabón de mediana edad que toma cerveza sin alcohol es un gil importante. Las cervezas sin alcohol están pensadas para los nenes de 12 años que quieren sentirse como los grandes, pero sin los excesos del volumen alcohólico. O, en todo caso, los ancianos a quienes la cerveza común les hace mal. Y pará de contar. Es ese el target.
Pero la publicidad de Quilmes que promociona su nueva cerveza sin alcohol relata la historia de Carlos, que según su mujer es “un angel”, un tipo de negocios responsable, exitoso, líder, y que encima va al gimnasio. Mientras ella cuenta el bolazo que le hace creer Carlos, las escenas de la vida de él revelan otra historia: un payaso que hace fiestas en todos sus espacios, con la cerveza sin alcohol como compañía. Pero como no se embriaga, puede llegar hecho un dandy y con un ramo de flores a ver a su esposa, ingenua ella, que va a peluquerías y spas para contar sobre su esposo o más bien, para que las demás la envidien.
Además de todos esos mensajes sobre las mentiras entre parejas, envidias entre amigas, o el tipo fracasado que en vez de ponerse a trabajar hace fiestas con jugo de cebada, el comercial tiene otro mensaje: con cerveza vos te descontrolás.
La publicidad es más bien una apología del alcoholismo fiestero, porque, no seamos boludos, en Quilmes saben muy bien encontrar el mensaje justo para el target (muy bien) determinado; saben retratar historias cotidianas y plasmarlas en una publicidad. Pero esto es una chantada que no se la creen ni ellos.