inicio > La tabla del descenso – De utilidad y política – Volver del rídiculo – Nunca menos…margen de error.

CHARLAS DE TINTO

La tabla del descenso – De utilidad y política – Volver del rídiculo – Nunca menos…margen de error.

Marisol De Ambrosio
Agrandar fuente Achicar fuente

Sin lugar a dudas, en los mentideros porteños el resultado de las elecciones sorprendió a propios y extraños. La amplia diferencia conseguida por el Jefe de Gobierno, Mauricio Macri, pobló las conversaciones de reuniones, asados y fondas del circuito político de la Ciudad. Amén del resultado que dio el triunfo parcial a Mauricio Macri, el fondo de la tabla también fue motivo de debates y chicanas varias. La charla de dos consultores en un afamado restaurant del centro de la Ciudad versó sobre cuestiones varias, desde los tres puntos de la Coalición Cívica al casi punto que obtuvo la aventura electoral del Sheriff Castrilli. Crueles, los chicaneros asesores llamaron la atención de todo el local cuando, entre gritos, le dedicaron una atención al 0,29% de la fórmula duhaldista Todesca-Yofre. Pero más llamó la atención de ciertos comensales la efusividad con la que uno de los consultores sentenció que la Coalición Cívica estaba destinada a ser más grande que el PI (Partido Intransigente). Ante las repreguntas, el hombre explicó, entre risotadas: sacó 3,32%, diez puntos decimales más que el PI…3,14.

Minutos luego de conocerse los favorables resulados para el macrismo, el Frente Para la Victoria se dispuso a buscar los apoyos que le permitan acercar diferencias en una segunda vuelta. Las miradas obvias recayeron en Pino Solanas, quien obtuvo el tercer puesto con el mayor caudal de votos luego de Macri y Filmus. Pero el veterano cineasta se tomó unos días para pensar y regresó con la decisión tomada. Se rumoreaba que Pino dejaría en libertad de acción a sus votantes (pocos apostaban, de todas maneras, a que cualquier directiva en otro sentido tuviera algún efecto) y por eso la decisión no sorprendió. Pero sí sorprendió la declaración del líder de Proyecto Sur, al manifestar que Filmus perdería por paliza y que no valía la pena gastar dinero en realizar una segunda vuelta. La lectura no es intrínsecamente extravagante, peor en boca de quien salió quinto en 2007, segundo en 2009 y ahora a 35 puntos del ganador de la elección suena, un poco sí, extraña.

Las elecciones porteñas parecían destinadas a dominar el escenario público de aquí al resto de la Eternidad, hasta que al avispero del mundo Twitter se movió de una vez y para siempre: la cuenta de @CKFArgentina se activaba de nuevo desde aquél 27 de octubre de 2010, y esta vez para un anuncio personal. “CFK abuela”, se dejó leer en Twitter y las redacciones explotaron. Máximo Kirchner, flamante padre de un niño, cambiaba el eje de la información. Entre la ira de Pepe Eliaschev y Pablo Sirvén, que explotaban de bronca vía Twitter vaya a saber uno por qué, en la redacción de la revista Noticias se instaló el pánico. Es que la última vez que la editorial publicó una nota sobre Máximo Kirchner, tuvieron la mala fortuna de poner en tapa la foto de Marcelo Martínez Casas, gerente entonces de Asuntos Legales de Canal 9, con cierto parecido físico a Máximo (situación que pudo haberse advertido con un pelito de rigor periodístico). Valientes, los periodistas de Noticias ya cranean una nueva tapa sobre las implicancias políticas de este embarazo, pero…¿acertarán esta vez el nombre y la foto indicada?

Las grandes heridas del domingo porteño fueron algunas encuestadoras que mostraron números luego refutados por el resultado de las urnas, incluso más allá del margen de error. Las explicaciones metodológicas no alcanzaron para tapar semejantes pifias, y los pases de facturas no se hicieron esperar. En alguna cena del mundillo político porteño se comenzó a referenciar a cierta encuestadora con un nuevo apelativo distinto al que lleva: “La Nunca Menos…Margen”, apodaron, entre risotadas, los crueles comensales con los resultados ya en la mano.