inicio > “Hace mucho tiempo que la juventud no tenia una llegada tan directa con un proyecto politico, que nos revolucionara el cuerpo, la casa, la escuela.“

ENTREVISTAS

“Hace mucho tiempo que la juventud no tenia una llegada tan directa con un proyecto politico, que nos revolucionara el cuerpo, la casa, la escuela.“

Marisol De Ambrosio
Agrandar fuente Achicar fuente

Iba a ser la última en un acto con Néstor Kirchner. Por supuesto que aún nadie lo sabía. Por eso, entre otras cosas, ese Luna Park del 14 de agosto de 2011 pasaría a la historia. Muchos de los pibes que vivieron esa aventura estuvieron el miércoles pasado en Parque Lezama, un año más tarde, recordando lo que entienden como “la salida a la cancha de la juventud”. Ni a palos se dio una vuelta para saber qué cosas quedaron y cómo vivieron el último año.

Por Julia Mengolini

Facundo Velázquez (20)  es responsable nacional de secundarios de La Cámpora y militante de la Comuna 13 de Capital Federal. Estuvo en el ya mítico acto del Luna Park del 14 de septiembre del año pasado y había empezado a militar hacía dos meses. Fue  el segundo acto político de su vida.

– ¿Qué te acordás?

– Fue una alegría tremenda. No sabíamos lo que iba a pasar en el acto, cuánta gente iba a ir, si iba a hablar Néstor, si iba a ir Cristina. Había mucha incertidumbre y mucha confianza a la vez. Fue el acto político de la juventud que marcó un antes y un después.

-¿Por qué?

-Ese acto fue como la salida a la cancha de la juventud, fue decir “acá estamos” para después salir como leones hacia afuera a militar y sumar compañeros. Eso fue lo más importante, más allá que después habló Cristina. Hacía mucho tiempo que la juventud no tenía una llegada tan directa con un proyecto político que nos revolucionara las partes más íntimas de nuestro cuerpo, la casa, la escuela. Lo mejor que le puede pasar a un país es que a los jóvenes les empiecen a interesar la política, que les importe su país, que les importen sus hermanos. Y lo otro importante del acto fue la presencia de la Juventud Sindical y la unidad de todas las agrupaciones, que hubo agite en común, que compartimos plateas, eso también marca un antes y un después en la historia argentina. -¿Qué cosa te conmovió?

– Las ganas que tenía Néstor de hablar. Era impresionante cómo se emocionaba.

– ¿Se lo extraña?

-Yo creo que nos pasa un poco a todos eso que le pasa a Cristina. Ella dice que él militaba y que nos cuidaba. La presencia de Néstor era tranquilidad, aunque por ahí eso también haya sido un arma de doble filo en el sentido de quedarse tranquilo porque Néstor resolvía. La pérdida de Néstor, por otro lado, nos hizo tomar conciencia y visibilizar un actor político que estaba aunque no se veía como se vio el día de su desaparición física.

-¿Cuál te parece el dato político más relevante del último tiempo?

-La energía militante que empezó a surgir en Argentina.

-¿Qué te parece que falta?

-Muchas cosas, organización popular, conciencia social para transformar. No sé si puedo describir una reivindicación puntual, lo que sí sé es que falta ampliar derechos, todavía más unidad latinoamericana y que todos los pibes tengan la posibilidad de estudiar que tuve yo.

-¿Alguna anécdota o momento que te acuerdes del acto en el Luna?

– Nosotros veíamos una cantidad de gente importante, suponíamos que íbamos a llenar pero no nos dábamos cuenta de lo que era realmente. Cuando estábamos entrando, nos quedamos como enganchados en la puerta porque la cantidad de gente que había adentro no nos dejaba seguir avanzando. Ahí fue cuando dije “este acto la rompe”.

Maia Zárate (17), milita hace dos años en JP Evita Capital, en la UES (Unión de Estudiantes Secundarios). También estuvo en el acto del Luna y también se acuerda bien del bardo que fue entrar.

-Nos costó mucho entrar porque nos cerraron la puerta pero entramos porque junto con los compañeros de JP Descamisados irrumpimos y entramos. Me acuerdo que un periodista de Canal 7 me subió arriba de las gradas porque no podíamos subir y abajo había mucha gente.

Y me acuerdo lque a emoción de verlo a Néstor, aunque no haya hablado, era muy grande. Teníamos muchas expectativas y sabíamos que la convocatoria iba a ser muy grande, y había muy pocas entradas para nuestra organización y mucha gente quedó afuera  pero el tema es que había que repartir las entradas entre todas las organizaciones.

– ¿Cómo viviste el último año?

– El tema de la muerte de Néstor fue terrible para todos pero lo que pasó después es que se sumaron muchísimos más militantes y nos comprometimos todos mucho más con la causa. Ahora salimos a militar todos los días.

-¿Se lo extraña

– Muchísimo, tanto en el nivel político como en el día a día. A cada rato, en cada reunión, recordamos anécdotas  de Néstor con los compañeros. Yo me acuerdo todos los días de Néstor y creo que el dolor nunca se va a terminar de ir.

¿Cómo ves el acto de hoy?

-Me encanta, lleno de compañeros. Me parece buenísimo que todas las organizaciones hayan convocado tanto.

María Eva Mauriño (26) milita en la Juventud Sindical en la filial de Mar del Plata. Aquel 14 de septiembre se vino desde La Feliz y no pudo entrar.  Pero los que tuvieron ese privilegio, se perdieron la fiesta que se armó afuera…

¿Qué evaluación política hacés de lo que fue ese acto?

-Lo que me llevo es la unificación de las diferentes organizaciones. En realidad esa unidad de las juventudes ya se había empezado a crear pero lo que hizo el acto en el Luna Park fue legitimarla y visibilizar esa fuerza de la que Néstor y Cristina ya venían hablando.

– ¿Qué evaluación harías del último año político para la juventud?

-Para nosotros fue un año excepcional porque se rompió  el mito de que los trabajadores están por fuera de la política. Para los jóvenes de la Juventud Sindical, fue un año muy completo, con mucho trabajo de base pero también muy contenido desde la política nacional.

-¿Cómo viviste la muerte de Néstor?

-Desde muchos lugares. Nosotros desde Mar del Plata, a las 10 ya estábamos emprendiendo el viaje a Buenos Aires porque sabíamos que había que estar. Sabíamos que a pesar del dolor había que seguir indicando la postura política, reconociendo no sólo al héroe individual que fue Néstor, sino más bien a un modelo. Así que a partir de la muerte de Néstor a esta parte, sentimos su ausencia en lo que respecta al armado político, pero nos sentimos muy firmes en el trabajo de base y muy contenidos por la política nacional: por Facundo (Moyano) y por Cristina.

-¿Lo extrañás a Néstor?

– Muchísimo.

– ¿No es raro extrañar a un tipo que capaz viste dos veces y de lejos?

– Sí, pero es como extrañar a un familiar. Es más, creo que lloré más a Néstor que a algunos familiares (risas). Y en lo político lo extraño en las estrategias. Creo que Néstor era un armador excelente y rompía con las estrategias de dividir al peronismo. Creo que ese es un mensaje que nos tenemos que repetir constantemente: no fracturarnos internamente. Igual, yo sigo llorando cada vez que lo veo en un documental.

Lautaro Fernández (16) milita en la JP Evita y la UES. Fue al Luna Park con 15 años ¡pero no fue su primer acto! Este nene milita desde los 12… un verdadero crack de la política y, tal vez, un signo de época.

– ¿Cómo empezaste tan chiquito?

– Mis viejos son periodistas, son peronistas y a mí siempre me interesó la política.

– ¿Qué te acordás del Luna Park?

– Que entré justito. Me acuerdo que fue muy emotivo, había mucha mística. Me acuerdo de verlo a Néstor así maltrecho como venía y me acuerdo del orgullo que me dio que la Presidenta diga “estoy acá como militante peronista”.

– Si tuvieras que hacer un repaso de la política del último año, ¿qué destacarías?

– Fue un año en el que se definieron muchas cosas. La muerte del Néstor fue una bisagra, si bien Cristina continúa en el mismo camino y con una fuerza impresionante. Se dieron muchas peleas impensadas inclusive para nosotros, para la militancia. Todo el tiempo se están dando vueltas de tuerca.