inicio > Putinismo

WHISKYPEDIA

Putinismo

Ni a Palos
Agrandar fuente Achicar fuente

El putinismo es una corriente política y un abordaje teórico sobre el poder instaurado en Rusia desde el año 2000, cuando Vladímir Vladímirovich Putin accediera por primera vez a la presidencia de Rusia. Como concepción del poder, el putinismo se caracteriza como un proceso que ha tendido a lograr concentrar el poder alrededor de un complejo sistema político basado en diversas estructuras, que modificó el perfil estatal heredado de la caída de la Unión Soviética.

Estructura de gobierno 

El putinismo arriba al poder en un sistema político caracterizado por una fuerte concentración del poder en manos del Ejecutivo (Rusia es constitucionalmente un semipresidencialismo), producto tanto de atribuciones constitucionales como de poderes informalmente delegados en esa rama de gobierno. Durante el putinismo, la crítica sobre el gobierno recayó en ciertas medidas que habrían contribuido a definir este perfil más presidencialista del gobierno ruso. Entre esas medidas, se destaca la iniciativa aprobada para modificar el mecanismo de nominación de los 83 gobernadores de los estados federales, que pasaron en 2005 de ser electos por sufragio universal en cada sujeto de la Federación Rusa (es decir, en cada estado federal) a ser propuestos por el Presidente de Rusia y posteriormente confirmados por el órgano legislativo de la región. Dicha medida fue tomada, según el propio Putin, para evitar que accedan al poder “fuerzas separatistas”. Popperianamente, algunos especialistas se preguntan qué proceso político no intentó acumular para sí una cuota más de poder que la que había recibido, respuesta que merece una consideración más política que epistemológica.

Concepción de Estado

Como proyecto de poder real, se habla del putinismo como una reforma desde arriba, es decir, desde el Estado hacia la sociedad. El esquema de poder del putinismo, una vez llegado al Kremlin, tiene tres actores fundamentales (1). En primer lugar, los liberales, el grupo más débil dentro del gobierno, quienes sostienen una visión mucho más intervencionista que cualquier liberal de occidente, pero más pro mercado que cualquier otro grupo político del gobierno en Rusia. Luego aparecen los tecnócratas, constituidos alrededor de las empresas estatales, como Gazprom, la gasífera rusa que controla el 15% de las reservas mundiales de gas. De este grupo salió Medvedev, el actual Presidente de la Federación Rusa. Estos dos primeros grupos suelen denominarse “Civiliki”, por sus orígenes “cíviles”, frente al tercer grupo, denominado “Siloviki”. Estos últimos, posiblemente los más influyentes, están distribuidos a lo largo y a lo ancho del Estado y, aunque el nombre siloviki también hace referencia a un oficial de inteligencia, no refiere sólo al grupo originario de Putin en la KGB de San Petersburgo. Este grupo es el más vinculado ideológicamente al nacionalismo ruso. La transformación del Estado, de pasar de estar controlado por los resabios de las privatizaciones producto de la caída de la URSS a la ocupación por parte de grupos del putinismo permitió afirmar a ciertos especialistas que el putinismo no es un humanismo pero tiene mucho de millibandianismo.

Problemas de estiramiento conceptual

Amén de las consideraciones que pudieran hacerse sobre el crecimiento económico, los problemas vinculados a libertad de expresión y derechos humanos, lo cierto es que el ejemplo del putinismo suele querer utilizarse para denostar otros modelos políticos, estrategia fundada en el desconocimiento generalizado sobre el sistema político ruso. Esto, que Sartori denominó “estiramiento conceptual” y refiere a la imposibilidad de llevar determinadas categorías de pensamiento de un lugar a otro sin ninguna salvedad. Un país con nueve husos horarios en su interior, 21 repúblicas con su propia constitución, 9 krais (territorios), 46 óblasts (provincias) 4 distritos autónomos y un óblast autónomo, exige al menos algunos recaudos antes de ser utilizado como vara de medición de comparación de actitudes políticas en otros países.

1. Bremmer & Charap. The Siloviki in Putin´s Russia: who they are and what they want.