inicio > Huevos, bastardos y ningún nirvana

FECHITISMO

  • fechit

Huevos, bastardos y ningún nirvana

Julián Eyzaguirre
Agrandar fuente Achicar fuente

Y otra cuaresma, y otra pascua. Otra vez Bergoglio en la tele dando su mensaje de paz, hablando de Cristo y la resurrección… Una vez más las 40 propagandas, las 24hs del día, publicitando los huevos de chocolate que invitan a empacharnos sin vacilar y las caras de los nenes expectantes para ver qué ligan en este domingo fiaquiento que nos encuentra muy pajeros como para empezar mañana la semana. Pero, en fin, aquí estamos, con el café en la mano y leyendo este fechitismo que se autoproclama AGNÓSTICO y nos viene a hablar de las fechas olvidadas en este 8 de abril.

Para comenzar, un feliz día a todos los niapaleros gitanos que hoy festejan su día mundial; siempre en nosotros está presente el personaje del gitano boxeador, Mickey O’Neil, interpretado por Brad Pitt en “Snatch” y su imagen peleadora nos recuerda que los gitanos, sin un estado propio, siempre han sido un pueblo bastardeado por la historia occidental. Y, ya que estamos hablando de bastardos, no podemos dejar de recordar que un día como hoy, pero en 1959, se crea el Banco Interamericano de Desarrollo, con sede en Washington, dispuesto a endeudar y dominar la economía de todos los países que entraron como vaca al matadero en el cuentito de la OEA… Por suerte la cosa hoy cambió y tenemos una CELAC, un MERCOSUR y una UNASUR dispuestas a plantar bandera frente al imperio que viene derrapando como derrapó Kurt Cobain hace 18 años, cuando un 8 de abril lo encontraron hecho fiambre con la cabeza reventada del tiro que se pegó con una escopeta.

En fin, este 8 de abril fechitista hablamos mucho de los bastardos, para salirnos un poco de los huevos del conejo y la reencarnación cristiana, y lo mejor sería terminar respirando profundo, relajando los músculos, hundiéndonos en un largo “ommm” meditabundo, a ver si encontramos el nirvana. Porque si hay un día para encontrarlo tiene que ser éste, en el que hace 2575 años nació Siddartha Gautama que, al parecer, no volvió a pintar por estos pagos terrestres. Ojalá aparezca algún nuevo Mesías que nos salve de la vorágine posmoderna o que, por lo menos, haga más goles en la selección que en el Barcelona.