inicio > Bonadeísmo

WHISKYPEDIA

Bonadeísmo

Ni a Palos
Agrandar fuente Achicar fuente

Definición / Características principales / Vigencia / Enciclopedismo

El bonadeísmo es una corriente de pensamiento cuya particularidad, además de sus características propias, reside en ser una de las pocas corrientes de pensamiento que toma vigencia una vez cada cuatro años, en un ciclo perfecto que se cumple desde 1896, fecha de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna.

Características principales
El bonadeísmo es una corriente de pensamiento que se caracteriza fundamentalmente por aplicar al análisis deportivo el método estadístico. De esta manera, se logra una sistematización del conocimiento deportivo, logrando establecer correlaciones y condiciones regulares o irregulares a los objetos de estudio aplicados. Sin embargo, el bonadeismo suele caracterizarse por lograr predicciones más bien cuestionables y, en cambio, aportar muchísimos datos y estadísticas sobre sucesos del pasado, que tornan más llevaderas las transmisiones de deportes ajenos al gusto de los espectadores. Las variables que condicionan un resultado deportivo suelen tener un carácter infinito, razón por la cual resultan inaprehensibles aún con la utilización de un método científico como la estadística. A pesar de que, por ejemplo, puede ocurrir que todos los Juegos Olímpicos que se jugaron en países comunistas tuvieran al mismo ganador en patinaje artístico, la refutación al bonadeismo sostiene que “cum hoc ergo propter hoc”, vale decir que correlación no implica ciertamente causalidad, y que la forma de propiedad de los medios de producción del país organizador quizás no tenga un vínculo causal con la victoria de uno u otro país en la disciplina del patinaje.

Vigencia
Tal vez la característica más resonante de dicha corriente de pensamiento sea su aparición fugaz, una vez cada cuatro años, en consonancia con el desarrollo de los Juegos Olímpicos, cuando su máximo líder, Gonzalo Bonadeo, periodista deportivo, descolla desde la televisión con el recuerdo de datos y estadísticas ajenas al resto de los mortales. Dicha característica vuelve a esta doctrina una rareza, puesto que suele generar fanatismo y oposición en igual medida y con un altísimo grado de virulencia, mas sólo durante el período en que se desarrollan las olimpiadas, para luego ser abandonadas durante cuatro años más, al igual que la devoción por deportes rarísimos como la maratón esa de caminar rápido.

Enciclopedismo
Al no poder establecer correlaciones ni establecer predicciones con mucho grado de certeza, el bonadeismo se ha inscrito a sí mismo –con muchísimo más grado de humildad que otras ciencias que se la dan de medalla de oro de las predicciones y no ven una crisis económica ni aunque les toque el timbre– como dentro de la tradición del enciclopedismo. Así, se buscó fundamentalmente que aunque el deporte no pueda ser objeto de investigación científica –en el sentido aquí presentado– tampoco pueda hablar de nado sincronizado un ñato que no distingue una pelota de un pejerrey. El enciclopedismo deportivo, etapa superior del bonadeísmo, busca catalogar, clasificar y concentrar todo el conocimiento humano sobre el deporte a partir de nuevos principios vinculados a la Razón, para terminar con la superstición y la filosofía barata aplicada al deporte. Fue así que Gonzalo Bonadeo fue popularizado como “el Voltaire del conocimiento deportivo”.