inicio > Tan lejos de Denver y Londres

FECHITISMO

  • denver

Tan lejos de Denver y Londres

Julián Eyzaguirre
Agrandar fuente Achicar fuente

“¡Firme junto al Pueblo!” ha sido el grito que le fue impulsivamente inducido en la boca a algún canillita de barrio y daba luz, hace exactamente 40 años atrás, al diario Crónica. Toda una apuesta que buscaba ocupar el lugar vacío que había dejado el monopólico diario Crítica, dirigido por Natalio Botana, pariente de Maru. Y “¡firmes junto al paredón!” fue el grito del miserable onganiato que un día como hoy pero, hace 46 años, violentaba facultades en la trágica Noche de los Bastones Largos. Firme, petrificado, junto a un lamentable recuerdo de nuestra historia quedó inmortalizado Favaloro en un día como este, pero en el 2000.
Jornadas grises, borravinas y un poco fracasadas han teñido los 29 de julio en nuestra historia más contemporánea… Pero para fracasos y desesperanzas venimos a tratar de ponerle optimismo a este Fechitismo que nos deprime cuando lo recorremos en su devenir cronológico. Con pensar que hoy sería el cumpleaños del “Duce”, Benito(cámela) Mussolini, y, al mismo tiempo, el día final de Vicente Van Gogh… ¡Uf! Ya vemos cuánta tragedia. Tragedia que, por ahí, podría haberse evitado si algo de la historia, por más pequeño e insignificante que sea, hubiese sido distinto y, así, hubiera alterado el curso de las cosas. Imagínense si los socialistas no echaban del partido a Mussolini por haberse pasado de ultrafacho… Hasta por ahí, años más adelante, el abrazo no hubiera sido con Hitler, sino con Stalin o con Churchill…
Tampoco fue muy firme el tratado de amistad –y libre navegación- firmado por Urquiza con el gobierno del Paraguay en 1856, que unos años más tarde no titubeó en traicionar a su pueblo y al patriota Francisco Solano López.
Muchos lamentos históricos nos pueden empujar a la angustiosa sensación de que este es uno de esos domingos grises, inútiles, improductivos que significan, vacíamente, el lento paso de las horas hasta que sea lunes y la rutina vuelva a comenzar. Encima hoy aumentan los tachos en la Capital Federal, a dos días del año del ballotage porteño de 2011… Sí, ese que nos bajoneó un ratito, como la crónica de una elección anunciada.
En fin, para apuntalar el drama de esta fecha, recordemos a un mago de Oz que se le ocurrió, mediante la Ley 25.787, fijar el Día de los Valores Humanos, quizás anticipándose al descenso de algunos cuadros impunes o preparando el terreno para algunas arduas e imprescindibles batallas. Así es como empezamos a repensar el pasado y a hacer el futuro… No como en Denver que lloran las muertes que ocasionó un verdadero suicidado por la sociedad o en Londres que –olimpíadas mediante- están instalando lanzamisiles en los jardines de las casas para combatir el terrorismo.
Arriba, que aunque sea domingo, alguna piolada puede salir.