inicio > Reductio at Aguinis

WHISKYPEDIA

Reductio at Aguinis

Ni a Palos
Agrandar fuente Achicar fuente

Definición. / Versión polpotiana. / Versión satélite soviético

La expresión reductio at Aguinis (Reducción a Marcos Aguinis, del orden de las falacias Ad hominem) fue creada tras la publicación de la nota del columnista Marcos Aguinis en el diario La Nación, titulada “El veneno de la épica kirchnerista”. Allí se afirmaba que las Juventudes Hitlerianas (mayúsculas en el original, como quien dijera Ancianos con Perón o Pelirrojos Que Toman Agua de la Canilla en mayúsculas) luchaban por un ideal absurdo pero ideal al fin, mientras que “los actuales paramilitares kirchneristas, y La Cámpora, y El Evita, y Tupac Amaru (sic), y otras fórmulas igualmente confusas, en cambio, han estructurado una corporación que milita para ganar un sueldo o sentirse poderosos o meter la mano en los bienes de la nación.” Dicha formulación dio origen al nacimiento de la reductio at Aguinis, consistente en ensalzar de manera hiperbólica una supuesta virtud abstracta o la carencia de un defecto de un suceso terrible para compararlo con un segundo hecho no terrible, constituyendo una forma extraña e inversa de la falacia de asociación. Aunque su origen estuvo relacionado a la siempre simpática comparación con el nazismo, lo cierto es que la reductio at Aguinis tomó diferentes estilos y se hizo de cuanta dictadura anduviera dando vuelta para denigrar otros sucesos acaso menores.

Versión polpotiana

Una de las primeras modalidades que adquirió la reductio at Aguinis fue su versión polpotiana. Inscrita en la tradición de dicha falacia lógica, la misma consistía en rescatar del genocidio camboyano alguna virtud aunque más no sea por ausencia de defecto. Así, por ejemplo, se afirmó que “los jemeres rojos de Pol Pot desaparecieron casi un millón y medio de personas, víctimas de la represión, la malnutrición, los trabajos forzados, las ejecuciones y las enfermedades mal atendidas pero ninguno de los genocidas reclamó por un contrato en el Estado y, al menos, la planta de trabajadores de la administración pública descendió durante dichos años”.

Versión satélite soviético

De las diversas variaciones referidas a la reductio at Aguinis, tal vez la que haya otorgado una paleta más heterogénea de comparaciones absurdas ha sido la proliferación de dictaduras comunistas bajo el ala de la Unión Soviética. Autocracias de diverso tinte permitieron a analistas argentinos utilizar la hipérbole comparativa del aguinismo de una manera muy efectiva. Así, por ejemplo, el dictador rumano Ceausescu sirvió como fuente de inspiración. Conocida la historia de los muertos durante la construcción del Palacio del Pueblo en Bucarest, un columnista argentino sostuvo “Ceaucescu terminó con la vida de bocha de obreros para construirse un palacio. Es una brutalidad, efectivamente, aunque al menos una brutalidad con un plan a largo plazo, la construcción de un edificio que, recuperada la democracia, sirvió para albergar el Parlamento, mientras en nuestro país, bajo la excusa de no querer asesinar obreros, el Congreso sigue siendo una escribanía del kirchnerismo.” Otro país utilizado para las comparaciones descabelladas fue Albania, durante el gobierno autocrático de Enver Hoxha, conocido entre otras cosas por sus constantes purgas al propio Partido Comunista que gobernaba, de acuerdo a las alianzas que realizaba. Esta situación fue aprovechada por un columnista local que aseguró que “Enver Hoxha purgaba a su partido cada quince minutos por aliarse un rato con Stalin, otro rato con China y así. Pero al menos eso demuestra cierta vocación por el diálogo con los países del mundo y no el aislamiento al que nos ha condenado este gobierno.” La práctica de la reductio at Aguinis ha sido considerada como un caso de Ley de Godwin, ya que apela a la comparación con regímenes totalitarios como forma de eliminar el debate. Su aporte, sin embargo, obedece más al ámbito de la literatura y la historia, ya que exige el conocimiento de diversas dictaduras y el talento necesario para manipular los argumentos.