inicio > Un paseo en el tiempo con el Pingüino

FECHITISMO

Un paseo en el tiempo con el Pingüino

Julián Eyzaguirre
Agrandar fuente Achicar fuente

2 años y un día se cumplen de la partida de Néstor. Este número de Ni a Palos es un homenaje a este pingüino gigante que vino del sur a cambiar nuestro norte y el Fechitismo no puede desentenderse del asunto. Por eso hoy recorreremos la historia en estas líneas fechitistas acompañados por el pingüino que, efectivamente, es el único en su especie capaz de volar.

Como sabemos, Néstor fue un fumador empedernido durante años. De hecho, tenemos en mente algunas fotos de sus actividades como intendente o gobernador con pucho en mano. En conclusión, fumar, esa costumbre social con la que nos cagamos los pulmones se remonta al 1492, a un día exactamente como el de hoy, en que un gallego, Rodrigo de Jerez, no tuvo mejor idea que copiar a los indios que fumaban tabaco… Un amigo Jerez. Pero saltemos unos siglos y vayamos al 1922 que hoy se cumplen 90 años de la Marcha sobre Roma de Benito Mussolini y sus camisas negras. ¿Qué magia habría tirado el Pingüino si hubiera vivido en aquel entonces en Italia? Seguramente lo hubiéramos encontrado al sur, como siempre, posiblemente con el “cabeza” Gramsci y Amadeo Bordiga planeando alguna contraofensiva contrahegemónica ante el avance del fascismo. O, también, ¿qué le habría dicho a Picasso en 1931 cuando ganó, un 28 de octubre, el premio internacional de pintura Carnegie? “Che, Pablito, pero esos dibujosh shon muy raros… ¿Por qué no te pintás unosh descamisadosh en la Plasha?

También el 28 de octubre nos recuerda otros episodios de la historia a los que, seguramente, Néstor le hubiera gustado estar presente… Uno, el triunfo de Fangio en Cataluña, en 1951, cuando obtuvo su primer título mundial de F1, pero ahí el pingüino sólo tenía un año de edad. O, también, haber podido estar acompañando al pueblo cubano en 1959 cuando moría, sin dejar rastro, el “señor de la vanguardia”, Camilo Cienfuegos.

Pero corriendo las décadas imaginemos la voz de Néstor: “¡Huguiiiito querido! ¡Felishitashiones compañero! Ahora shí que no nosh para nadie, eh!” pudo haber sido el posible saludo de alegría que le diera a Chávez, allá por 2005, un día como hoy, cuando el presidente bolivariano declaraba a Venezuela como territorio libre de analfabetismo, a pocos días del entierro del ALCA en Mar del Plata. O, sino, con más nostalgia y un lagrimón asomando, veámoslo agitando al ritmo de “¡Cristina, Cristina, Cristina corazón; acá tenés los pibes para la liberación!”, como cantó un 28 de octubre de 2007 cuando el pueblo argentino eligió por primera vez a una mujer como Presidenta… Era el inicio del segundo mandato del kirchnerismo que vino a prender más luces en medio de la orgía neoliberal y Néstor se convertía en… ¿Primer caballero? Nunca supimos bien cuál era el título que le correspondía por ser el marido de la Presidenta, pero sí nos quedo grabado el que él ostentaba y nos invitaba a copiar: el de ser un soldado de Cristina.