inicio > Embajador, del verbo surfear

FALSA ESCUADRA

  • falsa escuadra

Embajador, del verbo surfear

Romina Sánchez
Agrandar fuente Achicar fuente

Entre Violetta, esa chica que tiene embobados a los más chicos porque canta-baila-actúa, y Tan Biónica, con su pop chicle Bazooka, Mauricio Macri está profundizando esa lógica de nombrar embajadores culturales de la Ciudad de Buenos Aires a estrellitas… fugaces o seriales. Ese énfasis se enmarca, además, en la estrategia de darse visibilidad -u opacidad- a partir de figuras que se destacan en distintos campos. De allí, Francisco y su Tour Papal, que sigue ganando fanáticos, de aquí y de allá, un año después de la asunción de Bergoglio, bajo la propuesta del recorrido por su Flores querido y su ruta eclesiástica, entre adoquines y moles góticas. Messi es otro hito en esta carrera: en 2018 será la imagen de los Juegos Olímpicos de la Juventud. Habrá que ver cómo les va a los pibes con semejante espaldarazo. El de Mauricio, claro.

Así, la chica Disney, Martina, hija de Alejandro Stoessel, conocido productor televisivo, con mucha cámara en los noventa del Gomazo, será la representante de los jóvenes porteños en el exterior. El Jefe de Gobierno porteño la distinguirá el viernes 2 de mayo, a la hora de la merienda, cuando ella brinde un show gratuito en el Monumento a los Españoles. Martina tuvo la suerte de ser tocada por la varita del nombramiento de esta naturaleza. Como alguna vez le pasó a Charly.

Esta semana, además, Mauricio Macri distinguió como Embajadores Culturales de la Ciudad de Buenos Aires a los miembros del grupo Tan Biónica, “en reconocimiento por su labor artística”. Macri subrayó que la banda “tiene que ver con una generación de jóvenes que asumió la posta de la renovación cultural permanente de la Ciudad”, y a su vez afirmó que “son más que embajadores culturales: invitan a un viaje a nuestra querida Ciudad de Buenos Aires, a esa ciudad joven, directa, cultural; la diversa, y la que se renueva”. Si Mauricio lo dice, habrá que creerle. Sobre todo respecto a lo de “diversa”.

“Muchas gracias por lo que inspiran y el mensaje que transmiten a favor del respeto, de la buena convivencia, de lo verde -que es parte central de nuestra agenda- y, fundamentalmente, de la alegría”, se refirió Macri al grupo. También agregó que Tan Biónica “representa todo lo que queremos en términos de futuro: son jóvenes apasionados por la música, que trabajaron, se esforzaron y un día, a partir del instrumento que creamos, Ciudad Emergente, tuvieron la oportunidad de mostrar todo su talento. Y hoy Tan Biónica es una de las bandas más importantes de la región, con una enorme proyección. Esto es un lindo mensaje para toda la juventud”, concluyó Mauricio.

Los Tan Biónica corren también con la suerte de Charly, y la de Virus. Ahora se trata de esperar que, entre nombramiento y nombramiento, surja la ocurrencia de un nuevo embajador cultural que encarne a la juventud porteña, con el mentón bien arriba, apoyado justo entre el rating y la rotación de la industria cultural. Quizás ahí la Ciudad se preste, como canta Chano, para mucho más.