inicio > Campos de http://rbh-access.com/viagra-in-spain algodón

FALSA ESCUADRA

Campos de algodón

Romina Sánchez
Agrandar fuente Achicar fuente

-Viene Creedence. ¿Qué hacemos? ¿Vamos?

-Quedan solo dos integrantes originales. Ahora se hacen llamar Creedence Clearwater Revisited. Los Fogerty hace rato que no están, uno se murió y el otro no sé en qué andará. Pero vamos si querés.

-Claro. ¡Mirá si se mueren estos! Porque algún día se van a morir, Romi.

Creedence fue la más potente banda de sonido de mi infancia. Todavía recuerdo a mi vieja preparando la sopa y alguna otra cosa para almorzar. Yo hacía la tarea antes de cialis online in usa'>cialis online in usa comer, apenas llegada de la escuela, con el guardapolvo aún puesto, y así mis tardes de otoño eran interminables, libres. Volcaba mis juguetes en el patio de contrapiso y armaba grandes escenas de http://lion-queen.com/soft-tab-levitra historias que me inventaba al pasar. De fondo, sonaba la banda de California. Con “Travelin’ band” hacía bailar un rock desprolijo a mi muñeca Josefina, mi preferida, junto a Hortensia. Mientras, el aroma del ajo se fundía y se confundía con el de la cebolla y buy levitra online usa'>buy levitra online usa el del puerro y el del apio, cuyos trozos, más tarde, yo separaría en el plato aunque la cuchara fuese grande, con la paciencia de una gallina que escarba para sacar a la superficie los fideos municiones.

-Pero las nenas no bailan juntas, Ro- me decía mi tía Silvia mientras devoraba un pedazo de pan.

-Estas sí porque son amigas, tía. Y Creedence es para bailar entre amigos.

Entonces, fuimos a ver a Creedence.

Mi tía tiene casi cincuenta y cara de nena, como todas las mujeres de la familia. Pero, además, ella se comporta como una nena. Cuando estamos juntas, yo soy su espejo.

-¿Cuánto están las remeras, pibe?

-100 pesos, señora.

-¡Pero chicos, no estamos en el lejano oeste para que nos asalten a punta de pistola!

Desde el stand nos miraron con algo de http://logos.com.uy/cialis-daily lástima, mientras huíamos hacia la rx online cialis platea, como escapando del ring raje, con un http://innermeangirl.com/best-cialis gol anotado en la diversión todo terreno. Una vez sentadas, empezamos a reírnos de un hombre que dormía con la boca abierta, nos peleanos por el programa-abanico y agitamos para que la platea pidiera por los de California, o lo que queda de ellos.

Cerca de las diez de la noche, el Luna Park parecía un cielo exultante de estrellas, estrellas que se veían cerca, grandes y a las que parecía posible tocar. Como en viagra buy now'>viagra buy now el interior. Pero cuando a los segundos se oyeron los primeros acordes, algo en la comunión se quebró: las estrellas se hicieron celulares, cámaras. Pero nosotras seguíamos ahí. Nosotras y la banda. Nuestra banda.

-Che, este pelado canta igual a Fogerty- me dice.

-Sí, pero no es Fogerty.

-Ya sé. Pero es lo más cercano que tenemos.

-Te acordás cuando adelantábamos la cinta del cassette porque “Susie Q” nos parecía un bodrio.

-Ay, sí. Pero ahora no me resulta tan mala.

Creedence es de esas cosas vivas del pasado que me unen a mi tía. Es el pasado en el presente, la infancia reasumida en la adultez. Es nostalgia y es amor. Nosotras somos del bando de las antisolo. Y Creedence, ese martes, con guitarrista nuevo, abundó en solos. Así que nos colgamos viendo como algunas parejas bailaban eléctricamente en el campo. Antes de salir por Corrientes, revisando el show, tarareando temas como borrachas, me dijo desilusionada: “No cantaron ‘Campos de algodón’”. Y después, con una sonrisa, como tratando de empatarla: “Tus muñecas bailaban mejor, eran más naturales”.