inicio > El campus del futuro

FECHITISMO

  • correa

El campus del futuro

Franco Dorio
Agrandar fuente Achicar fuente

Quilombo, la policía se amotina contra Correa, las calles liberadas, gran momento para los robos y el pánico se despliega en las calles ecuatorianas. La tele amenaza con la caída del mandatario, otro pilar de la unidad latinoamericana rendido a los pies de operetas yanquis disfrazadas de reclamos legítimos gremiales. Hace 2 años UNASUR se hacía más fuerte, ninguno se comió la curva porque de piloto iba Néstor que tenía más Rally que Barrionuevo. Y hoy rescato esta fecha, entre las tantas que hay para elegir, porque se me infla el pecho de orgullo cuando por la pantalla vemos a nuestra presidenta con drives y reveses de lujo responder las malintencionadas preguntas de niños consentidos de la universidad de Harvard (léase Jerverd). Como aquella vez defendiendo a su par ecuatoriano, aquí defendiendo lo nuestro, nuestra historia, la historia. Y es raro, tanto latino en Estados Unidos (en Jerverd) hablando mal de los presidentes sudamericanos. ¿Realmente pensaran que América (como dicen ellos, dejando de lado el resto del continente) es el ejemplo a seguir? No se ve en esos jóvenes defender su tierra, su origen. Tanto que han sufrido los venezolanos, ecuatorianos, panameños las sangrientas intervenciones militares norteamericanas. Y pensar que de ahí saldrán boludos que chapeen en su cv: Licenciado en Comemierda de la Univerisdad de Jerverd. Y no es menor que La Presidenta se haya presentado en esa conferencia de prensa legítima para nada operada por los grandes medios argentinos. Allí Cristina estaba haciéndole frente a la escuela de formación de los próximos que no discutirán, harán caso omiso o defenderán las nuevas operetas que inventen los yanquis para sacarse de encima líderes sudamericanos que pongan en peligro sus reservas de agua y petróleo. Cristina dio ayer una Batalla Cultural y la ganó por goleada. Fue de visitante, goleó y bailó. Y estoy seguro que esa juventud jerverdiana ahora duda y la duda es el inicio de la victoria. Ayer es de lo que vamos a escribir en el fechitismo del año que viene.